estructura genética

Antes de analizar el concepto de estructura, cabe preguntarse qué es una población. Para Falconer (Quantitative Genetics, 1960): “Una población, en el sentido genético, no es sólo un grupo de individuos, sino un grupo reproductivo; y la genética de una población está interesada no sólo en la constitución genética de los individuos, sino que también en la transmisión de los genes de una generación a la siguiente. Durante dicha transmisión los genotipos de los padres se disocian y un nuevo grupo de genotipos se constituye en la progenie, con los genes transmitidos por los gametos. Los genes llevados por la población en esta forma tienen continuidad de generación a generación, pero los genotipos en los cuales ellos aparecen, no. La constitución genética de una población, refiriéndose a los genes que ella lleva, se describe por medio del arreglo de las frecuencias génicas; esto es, por la especificación de los alelos presentes en cada locus y los números o proporciones de los diferentes alelos en cada locus.”

Se entiende por estructura genética de una población a la cantidad y distribución de la variación genética presente en la misma.

El conjunto de genes de una población recibe el nombre de pool génico. La estructura genética de una población se expresa en términos de frecuencias de esos alelos (frecuencias génicas) y, consecuentemente, genotípicas. La variabilidad está determinada por el número y la frecuencia de los distintos alelos del conjunto de genes de una población.

♦ el equilibrio de Hardy – Weinberg

En 1908 el matemático inglés Godfrey H. Hardy y el médico alemán Wilhelm Weinberg formularon, por separado, la ley de Hardy-Weinberg, que relaciona la frecuencia de aparición de los alelos con la de los genotipos en las poblaciones panmíticas:

En una población, bajo determinadas condiciones, las frecuencias génicas y genotípicas se mantienen constantes generación tras generación.

Cuando las frecuencias génicas se mantienen constantes entre generaciones, se dice que la población está en equilibrio. En otras palabras, no sufre ningún proceso evolutivo.

Para lograr el  equilibrio genético, se deben dar varias condiciones:

- La población debe ser infinitamente grande y los apareamientos al azar (panmxia).

- No debe existir selección, es decir, cada genotipo bajo consideración debe poder sobrevivir tan bien como cualquier otro (no hay mortalidad diferencial) y cada genotipo debe ser igualmente  eficiente en la producción de progenie (no hay reproducción diferencial).

- Debe tratarse de una población cerrada, es decir, no hay inmigración de  individuos de otra población, y tampoco emigración de la población en estudio.

- No debe haber mutaciones, es decir no crearse alelos nuevos a partir de los preexistentes.

En la realidad nunca se cumplen las condiciones ideales para que se produzca este equilibrio.

La estructura genética de una población viene determinada por su historia evolutiva y va a ser consecuencia de las interacciones entre los factores que condicionan la evolución de las poblaciones: mutación, deriva genética, migración, sistema de apareamiento y selección.

La alteración genética de una población sólo puede darse por factores que alteran los valores de las frecuencias génicas y genotípicas, de modo que el cambio genético implica la perturbación del equilibrio establecido por la ley de Hardy-Weinberg. El Mejoramiento Genético se vale de este principio, y con objetivos específicos altera la estructura de las poblaciones animales.